DIECISÉIS CIVILES MUERTOS EN ATAQUES NOCTURNOS EN PUEBLOS

  • Más de una docena de personas también reportaron desaparecidas después del último ataque atribuido al grupo armado Fuerzas Democráticas Aliadas.

KINSHASA.- Los atacantes han matado al menos a 16 civiles en tres aldeas, según un grupo de monitoreo, en los últimos ataques en el este de la República Democrática del Congo (RDC).

El Kivu Security Tracker, que mapea la violencia en la región, dijo el jueves que los asesinatos ocurrieron durante la noche en las aldeas de Mayele, Kalembo y Toya en la región de Beni de la provincia de Kivu del Norte.

“Se sospecha de las ADF”, agregó el grupo en Twitter, refiriéndose al grupo armado Fuerzas Democráticas Aliadas (ADF), que ha estado activo durante mucho tiempo a lo largo de la frontera oriental de la República Democrática del Congo.

Por otra parte, el coordinador de la sociedad civil, Maleki Mulala, dijo a la agencia de noticias AFP que el número de muertos llegaba a 18, con más de una docena de desaparecidos.

Dijo que cuatro mujeres estaban entre las que fueron asesinadas a tiros, acusando al ejército de no perseguir a los atacantes.

Sin embargo, el capitán Antony Mualushayi, portavoz del ejército para la región de Beni, dijo que los soldados se habían enfrentado con un grupo de “terroristas”, incluidos combatientes de las ADF en el área.

El Rastreador de seguridad de Kivu enumera los asesinatos de 944 civiles en Kivu del Norte y la provincia vecina de Ituri desde mayo, cuando se declaró un “estado de sitio”, en virtud del cual oficiales militares o policías asumieron altos cargos civiles para intentar sofocar a decenas de grupos armados que han estado deambulando por la región durante más de un cuarto de siglo.

El mes pasado, MONUSCO, la misión de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas, informó que los asesinatos sumarios en el este de la República Democrática del Congo aumentaron en agosto, impulsados por grupos rebeldes pero también por las fuerzas armadas.

Dijo que ese mes se registraron 739 casos de violación de los derechos humanos, en comparación con 492 en julio.

Los “agentes del estado” representaron casi el 55 por ciento de los casos, incluidas las ejecuciones extrajudiciales de al menos 40 civiles, dijo. Los grupos armados fueron responsables del otro 45 por ciento de los abusos registrados, aunque el número de homicidios que se les atribuyó, al menos 253, fue mucho mayor.

La Oficina Conjunta de Derechos Humanos de la ONU (UNJHRO) en ese momento dijo que el “estado de sitio” había permitido “algunas mejoras en la situación de seguridad”, pero “quedan muchos desafíos”.

El jefe de UNJHRO, Abdoul Aziz Thioye, señaló además “una nueva tendencia” que había surgido con el ADF, que estaba agudizando viejas disputas entre comunidades étnicas al asociarse con un grupo contra el otro.

Cuando las fuerzas armadas atacan a las ADF, el grupo responde dispersándose en pequeñas unidades y extendiéndose a un área más amplia, dijo.

“La amenaza es muy compleja”, agregó Thioye.

AL JAZEERA

error: Content is protected !!