PUEBLO YAQUI, EN MEDIO DE EXTERMINIOS, ASESINATOS Y COVID-19

  • Los yaquis lucharon obstinadamente en la brutal campaña del gobierno mexicano para eliminar a la tribu.

SONORA.- El pueblo yaqui de México se ha visto afectado por una ola de asesinatos y muertes por coronavirus, por lo que la tan esperada disculpa pública del país por siglos de abusos el martes sonó un poco hueca. El presidente Andrés Manuel López Obrador había esperado que la ceremonia marcara un punto de inflexión en los males de lo que describió como el grupo indígena más perseguido de México, que sufrió una campaña del gobierno para exterminar o exiliar a sus miembros alrededor de 1900.

“Estamos aquí para tratar de reparar, en la medida de lo posible, los daños que se hicieron a los pueblos yaquis”, dijo López Obrador, calificando la guerra contra ellos como “uno de los capítulos más vergonzosos de la historia de nuestro país”.

En la década de 1960, los yaquis se hicieron conocidos en el extranjero por los poderes místicos y visionarios que les atribuía el escritor Carlos Castañeda.

“El Plan de Justicia no es un regalo, no es una limosna”, dijo el líder yaqui Jesús Patricio Varela en la ceremonia. “Busca devolvernos lo que es nuestro: el territorio que nos quitaron, el uso del agua que nos ha sido limitado, la dignidad que querían quitarnos”.

“La justicia comienza hoy con las hectáreas que se van a entregar, pero sabemos que tenemos derechos sobre muchas más”, dijo Varela.

A la ceremonia en el pueblo yaqui de Vicam asistieron Peter Yucupicio, presidente del consejo tribal de Pascua Yaqui en Arizona y la senadora estatal de Arizona Sally Ann Gonzales.

La reunión comenzó con un momento de silencio para el líder yaqui Agustín González Estrella, quien falleció el domingo, supuestamente de COVID-19, lo que también ha enfermado a otros yaquis prominentes.

El área tiene algunas de las tierras agrícolas más productivas de México, donde el agua, disponible en gran parte del río Yaqui, es un bien vital y precioso.

Alberto Vizcarra, líder del Movimiento Ciudadano por el Agua de Sonora, dijo que las promesas de agua de López Obrador eran engañosas. Las recientes sequías hacen que sea poco probable que el gobierno pueda realmente cumplir las promesas de entregar más derechos de agua.

“Es un callejón sin salida para prometer agua que no está disponible” a cambio de que los yaquis renuncien a sus derechos sobre el agua almacenada en una presa río arriba que actualmente se utiliza para abastecer la capital del estado de Sonora, Hermosillo, dijo Vizcarra.

Tampoco hubo un momento de silencio para los cinco hombres yaquis cuyos restos óseos fueron encontrados en una remota ladera la semana pasada. Se encontraban entre los 10 yaquis que fueron secuestrados el 15 de julio.

Los fiscales dijeron que se habían encontrado más fragmentos de huesos y posesiones en la accidentada zona rural, lo que sugiere que algunos de los cinco hombres que aún están desaparecidos también pueden haber muerto allí.

La fiscalía del estado de Sonora ha sugerido que el asesinato del líder yaqui Tomás Rojo Valencia en mayo y el secuestro y aparente asesinato de los 10 yaquis en julio fueron obra de cárteles de la droga o bandas locales aliadas.

El líder izquierdista Cuauhtémoc Cárdenas dijo que los asesinatos “no pueden quedar impunes” y exigió que se ponga fin a la extracción de agua para su uso en Hermosillo.

Ha habido un enorme aumento de la violencia en el área alrededor de Vicam y la cercana ciudad de Ciudad Obregón en el último año, algo que las autoridades dicen que se debe a las luchas territoriales entre cárteles rivales.

Los restos óseos de los cinco yaquis se encontraron cerca de lo que los fiscales describieron como un escondite de pandillas. Los investigadores que buscaban a los yaquis desaparecidos fueron disparados con rifles automáticos el 19 de septiembre en la ladera remota cerca de donde se encontraron los esqueletos.

Los fiscales citaron afirmaciones similares sobre el asesinato del líder de los derechos yaquis en mayo. Dijeron que una pandilla mató a Rojo Valencia porque quería dinero que su grupo indígena había recaudado en los bloqueos de carreteras.

Rojo Valencia desapareció el 27 de mayo en medio de tensiones por meses de bloqueos periódicos que los yaquis levantaron para protestar contra las líneas de gas, acueductos y vías férreas que han recorrido su territorio sin consultarlos ni darles mucho beneficio.

Los yaquis lucharon obstinadamente en la brutal campaña del gobierno mexicano para eliminar a la tribu a fines del siglo XIX y principios del XX. Pero fueron derrotados en gran medida hacia 1900 y el dictador Porfirio Díaz comenzó a trasladarlos de sus fértiles tierras de cultivo a territorios menos valiosos o a la esclavitud virtual en haciendas tan lejanas como el estado de Yucatán, en el extremo oriental.

ASSOCIATED PRESS NEWS

error: Content is protected !!