Libertad y Expresión
“ALARMANTE” EL ACOSO JUDICIAL A PERIODISTAS DE MÉXICO Y COLOMBIA

“ALARMANTE” EL ACOSO JUDICIAL A PERIODISTAS DE MÉXICO Y COLOMBIA

LATAM.- El acoso judicial contra periodistas de México y Colombia ha crecido de forma “alarmante” en los últimos años, reveló el informe “Leyes del silencio” de la Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP) y la organización Artículo 19, presentado en el marco del Día Mundial de la Libertad de Prensa.

En dicho informe, la FLIP informó de 36 casos de acoso judicial en Colombia en 2020 frente a los 14 de 2017, mientras que en México Artículo 19 registró 39 casos en 2020 frente a solo uno en 2015.

“Es alarmante que en Colombia y México el aparato judicial sirve al interés privado en lugar de al público. El acoso judicial castiga al mensajero y daña el derecho del público a recibir información”, declaró Maria Ordzhonikidze, directora de la Fundación Justicia para Periodistas (JFJ, en inglés).

Artículo 19 contabiliza 17 periodistas asesinados en los poco más de 2 años de la presidencia de Andrés Manuel López Obrador, además de 692 agresiones en 2020, de las que 49,5 % fueron cometidas por funcionarios públicos.

La ONU pide apoyo a los gobiernos
Asimismo, el secretario general de la ONU, António Guterres, pidió este lunes a los Gobiernos de todo el mundo que hagan todo lo posible para apoyar unos medios de comunicación libres, independientes y diversos.

En un mensaje con motivo del Día Mundial de la Libertad de Prensa, Guterres defendió que el “periodismo libre e independiente es nuestro mayor aliado en la lucha contra la información errónea y la desinformación”.

“Durante la pandemia y otras crisis, como la emergencia climática, los periodistas y trabajadores de los medios de comunicación nos ayudan a navegar por un mar de información sometido a rápidos cambios y que a menudo resulta abrumador, al tiempo que despejan peligrosas inexactitudes y falsedades”, destacó.

El jefe de la ONU alertó, sin embargo, de las crecientes amenazas a las que se enfrentan los informadores, con “nuevas restricciones, censura, abusos, acoso, detención e incluso peligro de muerte, simplemente por hacer su trabajo”.

DW