Libertad y Expresión
SALES A VOTAR O MÉXICO QUEDARÁ EN MANOS DE LOS TESTÍCULOS DE AMLO Y UN VIOLADOR

SALES A VOTAR O MÉXICO QUEDARÁ EN MANOS DE LOS TESTÍCULOS DE AMLO Y UN VIOLADOR

Morena, el ataúd de México; ¿Quieres enterrar a México? Vota por Morena.

Por Beatriz Pagés

MÉXICO.- Félix Salgado Macedonio es una simple advertencia de lo que vendrá para el país en caso de que el partido en el poder gane la Cámara de Diputados el 6 de junio.

El ataúd donde el guerrerense le escribe — con lenguaje “narco”—, al consejero presidente del INE, “Lorenzo cuenta tus días rata demonio”, anticipa los funerales de la institución que obstaculiza los planes dictatoriales de López Obrador.

“El INE está muerto”, dijo el aspirante al gobierno de Guerrero lo que simplemente confirmó la amenaza del presidente: después de las elecciones se achicará y modificará el consejo electoral para que garantice la democracia que conviene al autoritarismo de Palacio Nacional.

Los seis consejeros que reiteraron la cancelación de la candidatura de Félix Salgado Macedonio y Raúl Morón, no solo cumplieron con la Constitución,  impidieron que el INE, a menos de 60 días de la elección más decisiva para la democracia mexicana,  fuera avasallado por el despotismo de un jefe de Estado obsesionado con meter las manos a las urnas.

El Tribunal Electoral del Poder Judicial está hincado ante los amagos del presidente de la república y  seguramente avalará la candidatura de un político que encarna todo lo que tiene  postrado a México: la barbarie y la burla a la ley.

A Salgado Macedonio y Mario Delgado, dirigente de Morena, se les ha dado una orden: prender fuego al INE para empezar a incendiar la democracia. El gobierno acusa a los consejeros electorales de trabajar para la “derecha corrupta”, de ser parte de una mafia, para justificar la futura disolución del órgano que se ha atrevido a poner un alto a la intromisión de López Obrador en las elecciones.

Estamos ante la inminencia de un “obradorazo” en contra de la institución que fue creada para garantizar elecciones limpias y libres.

Si el 6 de junio Morena y sus satélites ganan la Cámara, la muerte del INE será apenas el principio de lo que vendrá después. No nos engañemos, Salgado Macedonio y el mismo AMLO, lo están anunciando. Quieren una carta constitucional que sea la base legal de un régimen arbitrario que pueda suspender las libertades civiles, llevar a cabo expropiaciones —ahí está Bonilla y el Club de golf de Tijuana—, abolir la libertad de expresión, intervenir comunicaciones, permitir la reelección presidencial para que el mesías termine de cumplir con el mandato divino.

Cada uno de los actos y decisiones que ha tomado López Obrador y su partido desde el comienzo del sexenio prefiguran una dictadura. Hoy sin embargo, el mayor riesgo no lo representan ellos, sino quienes han aceptado formar parte de un proceso descarnadamente autoritario que está destruyendo a la nación.

Sí, me refiero a los partidos de oposición y a los empresarios más poderosos, a intelectuales y periodistas, a dueños de medios de comunicación y a todos aquellos que por comodidad o conveniencia, aunque también por cobardía, prefieren guardar silencio.

Salgado es la esencia de lo que representa este régimen. Un vándalo que cree que sus testículos están por encima de la Constitución y del INE, un salvaje que cree que sus “bolas” son una patente de corso para  violar mujeres y  obtener una gubernatura  mediante amenazas, fabricación de pruebas y engaños a la autoridad electoral.

Él y López Obrador son lo mismo. Es el macho violador, el que penetra, desgarra la legalidad e impone decisiones. Los que revientan con odio e infinito rencor el himen de la democracia porque, al igual que su madre, padre y sociedad no supieron reconocer su superioridad.

El ataque violento y frontal del presidente, —a través de sus sicarios políticos—, al árbitro electoral  indica que el 6 de junio tenemos que salir a votar para salvar al país de una pandilla de dictadorzuelos. Hacia allá deben estar encaminados todos los esfuerzos tanto de la alianza opositora Va Por México como de las organizaciones ciudadanas dedicadas a promover el voto.

Al abstencionista hay que sacarlo de la cama colocándole enfrente la disyuntiva: Sales a votar o México quedará en manos de los testículos de Salgado Macedonio y López Obrador. Democracia o dictadura. No hay más opciones. Lo demás, son en este momento ingenuidades. El 6 de junio puede ser el último día de la democracia en México. De nosotros depende. Después, después, no lloremos lo perdido.

SIEMPRE