Libertad y Expresión
TROPAS ABREN FUEGO CONTRA CIVILES, MATAN A 3 DE UNA ETNIA

TROPAS ABREN FUEGO CONTRA CIVILES, MATAN A 3 DE UNA ETNIA

ADÍS ABEBA.- Según la organización Amnistía Internacional, soldados eritreos abrieron fuego contra civiles en la asediada región de Tigray en Etiopía, matando a tres personas e hiriendo al menos a 19.

En un comunicado el miércoles, el organismo de control de los derechos dijo que el “ataque no provocado” tuvo lugar en el centro de la ciudad de Adwa la madrugada del lunes, más de dos semanas después de que el primer ministro etíope, Abiy Ahmed, dijera que Eritrea había acordado retirar las fuerzas que había enviado al país, región norte de Etiopía durante el conflicto que estalló allí en noviembre de 2020.

“Tres personas perdieron la vida y al menos otras 19 están hospitalizadas por otro ataque ilegal de las tropas eritreas contra civiles en Tigray. Los ataques deliberados contra civiles están prohibidos por el derecho internacional humanitario y deben cesar”, dijo la directora adjunta de Amnistía África Oriental, Sarah Jackson, en el comunicado, que confirmó informes anteriores sobre el ataque.

Jackson reiteró el llamado de Amnistía para que se lleve a cabo una investigación internacional de los abusos a los derechos humanos en el conflicto de meses de Tigray, incluidos posibles crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad.

El lunes, la organización benéfica médica internacional Médicos Sin Fronteras (Médicos Sin Fronteras, MSF) citó a pacientes heridos en Adwa que afirmaron que los soldados habían abierto fuego contra personas cerca de una estación de autobuses. Dijo que los heridos fueron transportados a instalaciones apoyadas por MSF para recibir tratamiento.

Eritrea no ha comentado sobre los tiroteos de Adwa. Anteriormente ha negado múltiples informes de que los eritreos han cometido asesinatos en masa y violaciones.

Después de meses de tensión, Abiy envió tropas federales a Tigray el 4 de noviembre para detener y desarmar a los líderes del otrora dominante partido gobernante regional, el Frente de Liberación Popular de Tigray (TPLF).

El ganador del Premio Nobel de la Paz de 2019 dijo que la medida se produjo en respuesta a los ataques orquestados por TPLF en campamentos del ejército. El TPLF dijo que el gobierno federal y Eritrea lanzaron un “ataque coordinado” contra él.

Abiy declaró la victoria en unas semanas, pero el combate ha continuado y los analistas advierten de un estancamiento prolongado en un conflicto que se cree que ha causado la muerte de miles de personas.

Etiopía y Eritrea negaron durante mucho tiempo que los eritreos estuvieran involucrados en la guerra, lo que contradice el testimonio de residentes, grupos de derechos humanos, trabajadores humanitarios, diplomáticos e incluso algunos funcionarios civiles y militares etíopes.

Abiy finalmente reconoció su presencia en marzo mientras hablaba con los legisladores. Eritrea no ha hecho declaraciones públicas sobre el tema desde la admisión de Abiy.

La declaración de Amnistía del miércoles citó a seis testigos que describieron cómo los soldados eritreos atravesaron el centro de Adwa disparando al azar.

“Nos dispersamos en diferentes direcciones. Me escondí en el desagüe… Disparaban desde la parte trasera de los camiones en movimiento”, dijo un testigo, identificado con el seudónimo de Teklu por razones de seguridad.

Al igual que los testigos entrevistados por AFP a principios de esta semana, Teklu dijo que los eritreos eran fácilmente identificables porque hablaban tigrinya, el idioma principal en Tigray y Eritrea, viajaban en vehículos con matrículas eritreas y usaban “camuflajes de las fuerzas de defensa de Eritrea”.

AL JAZEERA