Libertad y Expresión
ATAQUE AL CAPITOLIO DE EE. UU. DEJA UN VETERANO MUERTO

ATAQUE AL CAPITOLIO DE EE. UU. DEJA UN VETERANO MUERTO

WASHINGTON.- Un automovilista estrelló un automóvil contra la policía del Capitolio de Estados Unidos el viernes y mato a un oficial con un cuchillo e hiriendo a otro y obligando al complejo del Capitolio a encerrarse en un ataque que, según la policía, no parecía estar relacionado con el terrorismo.

La policía disparó y mató al sospechoso.

Yogananda Pittman, jefe interino de la Policía del Capitolio de Estados Unidos, dijo que el sospechoso chocó contra los oficiales, luego golpeó una barricada y salió del vehículo, arremetiendo contra ellos con un cuchillo.

La policía identificó al oficial asesinado como William “Billy” Evans, un veterano de 18 años de la fuerza y padre de dos hijos. Las autoridades dijeron que el otro oficial se encontraba en una condición estable y que no amenazaba su vida.

“No parece estar relacionado con el terrorismo, pero obviamente continuaremos investigando”, dijo Robert Contee, jefe interino del Departamento de Policía Metropolitana de Washington.

El presidente Joe Biden dijo que estaba desconsolado por el ataque y ordenó que las banderas de la Casa Blanca se bajaran a media asta. En un comunicado, dijo que estaba siendo informado sobre la investigación.

Varias organizaciones de medios, citando fuentes anónimas, nombraron al sospechoso como Noah Green, de 25 años, de Newport News, Virginia. El hermano de Green le dijo al Washington Post que su hermano tenía problemas con el consumo de drogas y la paranoia y que su familia estaba preocupada por su estado mental.

Según informes de los medios, Green habló en Facebook sobre el “fin de los tiempos”, el anticristo y el “control mental” del gobierno. También dijo que estaba desempleado después de dejar su trabajo, “en parte debido a aflicciones”, y elogió al líder de la Nación del Islam, Louis Farrakhan.

Facebook dijo en un comunicado que eliminó las cuentas del sospechoso de Facebook e Instagram y que estaba en contacto con la policía.

Brendan Green le dijo al Washington Post que su hermano había estado gravemente enfermo el jueves por la noche en el apartamento de Virginia que compartían, y luego le envió un mensaje de texto diciendo que planeaba quedarse sin hogar.

La policía dijo que no conocían al sospechoso y que aún tenían que determinar qué lo motivó.

“Claramente, se trataba de alguien que estaba tratando activamente de llegar a quien sea o lo que sea, simplemente no lo sabemos en este momento”, dijo Contee. “Ya sea que el ataque fue contra la policía o quien sea, tenemos la responsabilidad de llegar al fondo y lo haremos”.

Docenas de coches de policía, marcados y sin marcar, corrieron hacia el icónico edificio blanco abovedado, en un recordatorio no deseado del 6 de enero, cuando miles de partidarios del entonces presidente Donald Trump invadieron el complejo.

Fue la peor amenaza a la seguridad en el Capitolio desde ese día, cuando decenas de policías del Capitolio resultaron heridos, uno murió y otros dos se suicidaron más tarde.

Las agencias de espionaje de Estados Unidos advirtieron a mediados de marzo de una amenaza constante de que extremistas violentos por motivos raciales, como los supremacistas blancos, llevarán a cabo ataques con víctimas en masa contra civiles, mientras que los grupos de milicias atacan a la policía y al personal y edificios gubernamentales.

Los coches u oficiales de la policía bloquearon las carreteras que conducían al complejo, y a las personas dentro del Capitolio se les dijo que se mantuvieran alejadas de las ventanas durante gran parte de la tarde antes de que la policía anunciara que se había levantado el cierre.

Los videos y fotografías de la escena mostraron un automóvil azul embestido contra una barricada de seguridad, con una puerta de entrada abierta.

REUTERS