EL CAOS SANITARIO SE PROFUNDIZA EN FRONTERA COLOMBIA – VENEZUELA