LA PRENSA, EL ENEMIGO NÚMERO UNO DE LÓPEZ OBRADOR