NUEVE MÉDICOS MUEREN A CAUSA DEL CORONAVIRUS