EL NARCO ES PUEBLO, TODOS SON SERES HUMANOS; LA RESPUESTA DE AMLO A OAXAQUEÑOS

 

 

En su última gira por Oaxaca, el presidente Andrés Manuel López Obrador fue interceptado por un grupo de pobladores que le pidieron enviara al Ejército para detener los altos índices de violencia en el estado.

 

La respuesta de AMLO, fue por decir lo menos, confusa y ha generado críticas de parte de un sector de la prensa.

 

Así fue el tenso diálogo:

 

-“No se dialoga con los agresores. Se garantiza un derecho inmediato. Manden al Ejército inmediatamente. No tenemos armas”, dijo desesperado un poblador.

 

-“El Ejército no se usa para reprimir al pueblo”, respondió López Obrador.

 

-“¡Carajo!, ¿el narco es pueblo?”, preguntó exasperado el hombre.

 

-“Sí, es pueblo, todos son seres humanos”, dijo seguro el mandatario.

 

En su conferencia matutina del lunes, López Obrador hizo referencia al combate al narcotráfico y su política personal.

 

“No soy partidario de la Ley del Talión. Lo he dicho en otras ocasiones, lo repito ahora, no creo en el ‘ojo por ojo, diente por diente’. Si a esas vamos, nos quedaríamos tuertos o chimuelos todos”, dijo.

 

López Obrador impulsó la creación de la Guardia Nacional, que se ha desplegado por gran parte del territorio nacional para tratar de amainar los estragos que han causado los grupos de narcotraficantes y sus luchas por las plazas.

 

La oposición ha calificado la iniciativa como un acto de militarización, a pesar del discurso de López Obrador.

 

“No creo que la violencia deba enfrentarse con la violencia, no creo que el mal deba enfrentarse con el mal, no se puede apagar el fuego con el fuego. La paz, la tranquilidad, son frutos de la justicia, esas son las enseñanzas que vienen de lejos y son sabías lecciones, nosotros no vamos a hacer lo mismo que hacían los anteriores gobiernos, no vamos a apostar a resolver problemas con medidas coercitivas, con el uso de la fuerza, no van a haber razias, no van a haber masacres, no se va a utilizar al Ejército, ni a la Marina para reprimir al pueblo”, concluyó.

 

La semana pasada, el presidente López Obrador reiteró su crítica a la política de seguridad de Felipe Calderón, quien declaró en 2007 la “guerra al narcotráfico”.

 

“Le pegaron un palazo al avispero a lo tonto”, dijo AMLO.

 

“De que cuando declara la guerra a la delincuencia organizada, va a Michoacán, y va vestido de militar. Se pone un chaleco. Le quedaba grande. Parecía el ‘comandante Borolas’. Y ahí declara la guerra”, agregó con ironía.

 

Ni tardo, ni perezoso, Calderón respondió a las alusiones.

 

“Hoy se cometen más de 100 homicidios al día, casi el doble que al final de mi gobierno, el cual comenzó a limpiar la casa plagada de animales venenosos. Hoy se les deja crecer porque no distinguen alacranes de abejas. A mí no me queda el saco, a otros el cargo les queda grande”, estableció a través de su cuenta oficial de Twitter.

 

A pesar de los dimes y diretes entre ambos mandatarios, las estadísticas indican que desde el sexenio de Vicente Fox, todos los presidentes han tenido una política de combate frontal al narcotráfico incrementando el número de efectivos.

 

“La política armamentista ha demostrado que no reduce los índices de violencia, al contrario”, dijo en entrevista con W Radio, Alejandro Hope, especialista en seguridad.

 

A días de rendir su primer informe de gobierno, López Obrador enfrenta el momento más álgido de inseguridad en la historia del país, que romperá todos los récords históricos de asesinatos este 2019.

 

Fuente: Infobae

 

Author: Staff