EL ASESINATO DE ALTO MANDO MILITAR, DESAFÍO AL ESTADO MEXICANO

 

 

Algunas horas después de que el gobernador de Michoacán Silvano Aureoles declaró contundente que “Michoacán está pacífico y no existe una guerra”, grupos armados repelieron a fuerzas armadas y asesinaron al coronel Víctor Manuel Maldonado Celis en un choque propio de una narco guerra.

 

La muerte de un coronel no debe pasar desapercibida. Debe de haber un análisis estratégico sobre lo que está ocurriendo en el país y la toma de control de espacios territoriales de la soberanía del Estado Mexicano por parte de grupos armados que impiden la aplicación de la ley.

 

La violencia criminal ha encontrado en estos siete meses de gobierno Lopezobradorista un espacio de acción sin precedentes por los tres perfiles de la nueva estrategia de seguridad de la administración: cesar persecuciones de capos, negociar con grupos criminales para su rendición y preparación del Consejo para la Construcción de la Paz.

 

La respuesta de las organizaciones criminales ha sido en estos siete meses aumentar sus actividades delictivas, sólo que con una definición de acciones: los cárteles que se dedican al tráfico de drogas han incrementado su guerra contra otros cárteles, con mínimos daños colaterales civiles; en cambio, los grupos armados que han tomado el control de espacios territoriales de hecho gobiernan para sus intereses, sin que haya presencia del Estado; y los delincuentes al menudeo tiene una fiesta ante la incapacidad de las policías estatales y municipales.

 

Periódico Express

error: Content is protected !!