Juquila “Tierra de fe”

Una historia de abusos por un pedazo de suelo sagrado

“Los pueblos indígenas se han convertido en baluartes en la defensa de la tierra, el agua y los recursos naturales. Las condiciones de enfrentamiento y descalificación que vivimos los pueblos indígenas son la fuente primaria de los grandes y pequeños conflictos”
Álvaro Esteban Pop Ac, activista del pueblo Maya Q´eqchi

Por: Froylán Méndez Ferrer / Fotos: Sagrario Martínez Sánchez

Crueles, abusivos, violentos e inhumanos han llegado a ser caciques, políticos y vivales con el pueblo chatino, al grado de borrar su identidad, “los de Juquila nos robaron nuestros registros, nuestra historia, hoy no sabemos la fecha de la fundación de mi pueblo”, relata un chatino nativo de Santiago Yaitepec con voz entrecortada, porque piensa y siente como indígena, él trata de habla en español.


A Santiago Yaitepec, le toco junto con otras comunidades ser colindantes con los ladinos de Juquila, mala fortuna para esos chatinos, afirman que por tiempos inmemorables han sufrido injusticias, insultos y desprecios de ellos.


1:17 am. Nueve minutos perdidos en la solitaria carretera el Vidrio – Juquila, “¡donde andan no es por ahí! es imposible ¡ahí no hay señal! sigan adelante después de la cruz grande está el campamento” nos da indicaciones por teléfono uno de los indígenas que sitian la entrada a Santa Catrina Juquila “Tierra de Fe”.


Cinco minutos más tarde encontramos piedras, señal para bajar la velocidad, paramos, se acercan ellas, ellos, indígenas que protestan por los incontables atropellos que han sufrido, las mujeres creadoras de bellísimos bordados de “punto de cruz”, los hombres de leña en hombro para avivar fogones de esperanza, jóvenes que apenas pueden pisar el suelo sagrado de “Juquila”.

La escena pareciera por un momento aquel levantamiento armado en San Cristóbal de las Casas, Chiapas. Al igual que ellos, los tzotziles se cansaron del despotismo de los “mestizos” e iniciaron una lucha por el reconocimiento de los pueblos indígenas de México. No queremos que ese guion nos guiñe un ojo, no queremos un EZLN, ya vivimos un EPR en la Sierra Sur e intentos de grupos de autodefensa. 


1:52 am. Inentendibles voces chatinas rodean la mesa preparada para la entrevista, cuatro preguntas escritas en la libreta llaman la atención de mujeres descalzas, hombres enfundados con valentía para defender los que es de ellos.


Por fin se les cuestiona ¿A qué se debe este bloqueo? Un valiente se acerca, se sienta, contesta en su español chatino “este campamento estamos manteniendo se debe a que el pueblo de Yaitepec está inconforme a los atropellos que sufren por parte de los de Juquila, por unos cuantos, como el presidente municipal y su comisión de comuneros, y porque unos paracaidistas bajaron al pedimento a construir casa  de madera en terrenos de Yaitepec, eso jue lo que provoco y origino este bloqueo, la gente de Yaitepec se molestó y llegaron ante autoridad municipal y comuneros y
realizaron una asamblea de carácter urgente para demostrar su inconformidad y se determinó que se llevara a cabo este bloqueo”.


La mayor injusticia para los chatinos se consuma en la década de los 70, cuando Juquila engañó por medio del secretario municipal de Yaitepec (originario de Juquila) que ese municipio cediera la posesión de unas hectáreas que albergan “El Pedimento”, lugar que recauda incalculables millones de pesos al año.


En ese tiempo se estilaba la contratación de un secretario juquileño, porque la mayoría era analfabeta, su tarea sería interpretar de manera honesta la administración municipal, lo que no cumplió. –En la actualidad todos los habitantes de Yaitepec hablan chatino y menos del cuarenta por ciento saben español–. El resultado de sus actos fue “traición”, logrando con engaños y mediante “resolución presidencial” que la comunidad de Yaitepec entregara el Pedimento a los comuneros de Santa Catrina Juquila.


“No hay registro de reunión de esos tiempos para dar a conocer a la gente ese hecho, nadie cuenta nada, nadie recuerda algo de eso, significa que no fue cierto…, secretario municipal aprovecho para falsificar firmas y robar documentos que Yaitepec tiene como está sus terrenos, hicieron nuevo documento para Juquila y así jue como robaron el terreno de Yaitepec, por eso es que la gente está peleando por recuperar sus terrenos” nos dice.


El mito se hace cuento, el cuento se vuelve leyenda y la leyenda se hace historia. El verso chatino cuenta que un indio postro una Cruz al lado del sendero camino a Juquila en tierra de Yaitepec, peregrinos agradecidos por su paso depositaban limosnas a su pie, acto de buena fe. Los devotos chatinos por cientos de años respetaron las ofrendas, éstas las recaudaba la parroquia de Juquila. –En 1984 luego de una disputa religiosa-política-comunal el pedimento cayó en manos del comité de Bienes Comunales de Juquila. Yaitepec no intervino, su creencia católica nos les permitía reclamar “lo que es de Dios”. En la última década dos grupos de comuneros de juquila se han disputado a muerte esa porción de tierra–.


¡Frío! un café de olla con galletas de animalitos, la mayoria se va a dormir, 3:27 am un gallo canta y se les pregunta ¿Qué piden? “nosotros pedimos es la devolución de las tierras que se nos jue despojado ilegalmente de Juquila, porque se aprovecharon de nuestro antepasados por ser analfabetas e indígenas, anteriormente era un pueblo sin educación, no se hablaba español. Nos manifestamos por desconocer el documento que tiene juquilla por sentirse dueños del terreno, que ahora estamos en bloqueo para recuperar, nosotros no buscamos ningún interés de dinero de Pedimento para que no se interprete mal las cosas,  no estamos peleando por el dinero que se maneja, ¡no! nosotros lo que queremos es recuperar el terreno que le corresponde a Yaitepec”.


Dos horas y media de estar en el campamento el cansancio se empieza a sentir, el viaje a Juquila empezó en la capital de Oaxaca cerca de las 8:31 pm sin embargo valió la pena. El mismo representante chatino sigue conversando con nosotros, ¿Qué tipo de abusos han sufrido?, “hemos venido recibiendo agresiones desde antes, ejemplo en 2003 fue asesinado nuestro comisariado por parte de la gente de Juquila por iniciar un recuperamineto de las tierras y eso quedo impune. Podemos describir más agresiones entre de ellos está la discriminación que diario a diario sufren los paisanos al bajar a vender un producto, esa es la vía por la cual se ganan la vida, ¿y qué es lo que hace Juquila? los patea, les hecha agua, por ejemplo a la gente que vende su “jamoncillo” o su “tostada decorozo” se los tira se los decomisa y no le entregan nada y todavía los llevan a la cárcel sin razón alguna, sólo por el hecho se ser indígena e ir a vender su producto a los peregrinos”.


4:49 am una joven mujer se acerca, “yo quiero hablar quiero decir lo que he vivido, me tocó ver cuando una paisana que estaba vendiendo elotes entonces llego una señora güera de Juquila a insultarla le dijo usted está ensuciando la calle, los de Juquila echan cloro con agua en las banquetas para que las mujeres chatinas si se sientan se les caiga su color de su falda y no se pongan a vender”, una mujer que supera los 70 inviernos se acerca lentamente, acomoda su vestido con manos desgastadas, porta una blusa con hermoso bordado con aroma a humo de montaña, se sienta en una banca de madera, llama la atención ya que habla en chatino (no habla español), quiere hablar, expresar el dolor de su corazón (con la ayuda de un traductor) “nosotros vamos a la leña, pasamos a recoger nuestra leña, llegan los de Juquila el comisariado de Juquila llega y nos quita nuestra leña, no nos deja ni cortar la madera porque así nosotros cocinamos, no contamos con servicio de gas, por eso vamos a la leña y luego nos anda correteando para que nos regresemos a nuestro pueblo luego nos avientan policía” nos cuenta mientras más mujeres nos rodean afirmando su pesar.


 
La despedida 5:25 am. Sin mayor apuro, amables hombres estoicos nos despiden, las mujeres chatinas, nos agarran las manos casi en un acto de fe y creencia, esperan igualdad, respeto por lo menos a su condición de indígena. Nuestra labor nos impide hacer raíz, vivir parte de su vida, convivir con eso seres excepcionales que piden justicia por lo que es de ellos, “por un pedazo de suelo sagrado”.




Nota: La visita al campamento de la comunidad de Santiago Yaitepec, para documentar su inconformidad de posesión de terrenos y el bloqueo al municipio de Santa Catarina Juquila, se realizó la madrugada del 7 de febrero de 2019, no se obtuvieron  muchas imágenes fotográficas ni videograbaciones a petición de los entrevistados.

Author: Staff